Pro Francisco

... y los pobres tomaron Roma, y bendijeron al Papa

... y los pobres tomaron Roma, y bendijeron al Papa

(Jesús Bastante).- Y los pobres tomaron el Vaticano. E impusieron las manos al Papa,
bendiciéndole, rezando por él. Sujetando sus ropas, dándole un impulso.
Francisco, con los ojos cerrados, al borde del llanto, oraba con ellos,
con los más pobres, con los excluidos. Doce apóstoles de la pobreza y la exclusión, que rezaban por el Papa.
Un momento absolutamente conmovedor. Sin duda, uno de los momentos de
este Jubileo de la Misericordia y, tal vez, de este pontificado.


El Papa recibe a más de seis mil personas sin hogar, los
últimos de los últimos, los excluidos, en la sala Pablo VI. Lo hace como
si fueran reyes, pues no hay nadie más grande para Cristo que los más
pequeños, los olvidados de un sistema basado en el descarte y el
abandono. Y les pidió perdón por todas aquellas veces en las que los que
nos decimos cristianos hemos pasado de largo. "Enséñennos", imploró el Papa. "Sean hombres y mujeres con pasiones y sueños", les pidió.


"Cómo quisiera una Iglesia pobre y para los pobres", fueron
las primeras declaraciones de Bergoglio como Papa, hace ahora más de
tres años. Esta mañana, la Iglesia se hizo presente entre los más
abandonados. Y lo hizo con una sonrisa, con las manos abiertas,
dejándose besar y abrazar, mirando a los ojos a aquellos que son el
objeto de su ministerio, de su predicación.


El cardenal Barbarin recordó ese deseo del Papa por una
Iglesia pobre. "los pobres saben que están en su casa, que son nuestro
tesoro". "Lo que caracteriza a los testigos de Jesús es que están
siempre cerca de los pobres", destacó el purpurado. Por su parte, el
responsable de "Fratello", la organización convocante, pidió al Papa que
organizara las "Jornadas Mundiales de los Pobres", una idea fantástica, por otro lado.


 



 


Posteriormente, varios testimonios de personas sin hogar. El primero, Cristian,
un francés, que vivió muchos años en la calle, enfermo de
esquizofrenia. Entretanto, el Papa tomaba notas, y escuchaba
atentamente. "Dios no es un engaño, es algo real", señaló aquel hombre,
que rompió a llorar al abrazarse con el Papa, también emocionado.


El segundo, un polaco, Robert, relató cómo "la fe puede hacer
milagros", y su experiencia tras tocar fondo gracias a la ayuda de los
camilianos. "La vida ha vuelto a ser bella. Sabemos que tú, Francisco,
estás con nosotros con el corazón".


En castellano, el Papa improvisó. "Gracias a Cristian y Roberto.
Gracias por encontrarse, por encontrarme, por rezar conmigo". "Que sus
manos sobre mi cabeza me den fuerza para seguir con mi misión en la
oración de la imposición de las manos. Muchas gracias", apuntó.


"Fui tomando nota de algunas palabras, y también de los gestos",
admitió el Papa, que habló íntegramente en castellano, sin papeles,
mirando y dejándose mirar. "Una cosa que Roberto decía que como seres
humanos, no nos diferenciamos de los grandes del mundo. Tenemos nuestras pasiones y nuestros sueños, que tratamos de llevar adelante con pequeños pasos. La pasión y el sueño, dos palabras que pueden ayudarnos", arrancó el Papa.


"La pasión que a veces nos hace sufrir, nos pone trabas internas, externas. La pasión de la enfermedad, pero también al apasionamiento por salir adelante, la buena pasión.
Y esa buena pasión nos lleva a soñar", exclamó el padre Jorge, quien
confesó que "a mí, un hombre o una mujer muy pobre, pero de una pobreza
distinta a la de ustedes, es cuando ese hombre o esa mujer pierde la
capacidad de soñar, de llevar una pasión adelante. No dejen de soñar.
El sueño de un pobre, de uno que no tiene techo, ¿cómo será? No sé...
pero sueñen. Y sueñen que un día podían venir a Roma, y el sueño se
realizó".


 



 


"Sueñen que el mundo se puede cambiar, y esa es una siembra
que nace del corazón de ustedes", subrayó el Pontífice, quien incidió en
que "sólo aquel que siente que le falta algo mira arriba y sueña. El
que tiene todo no puede soñar. La gente, los sencillos, seguían a Jesús
porque soñaban que él los iba a curar, los iba a liberar, les iba a
hacer bien. Y él les liberaba".


"Sean hombres y mujeres con pasiones y sueños", pidió el Papa a
los sin techo de la Pablo VI. "Enséñennos a todos los que tenemos
techo, que no nos falta la comida o la medicina. Enséñennos a no estar
satisfechos. Con sus sueños, enséñennos a soñar desde el Evangelio,
donde están ustedes, desde el corazón del Evangelio".


Junto a los sueños, otra palabra, la dignidad. "Dignidad, esa es la palabra.
Esa capacidad de encontrar belleza aún en las cosas más tristes y
sufridas, solamente lo pueden hacer un hombre o una mujer que tienen
dignidad. Pobre sí, arrastrado no. Eso es dignidad. La misma dignidad
que tuvo Jesús, que nació pobre, que vivió pobre, la misma dignidad que
tiene el evangelio, que tiene un hombre y una mujer que vive de su
trabajo".


"Pobre sí, dominado no, explotado no", clamó Bergoglio. "Yo sé
que muchas veces ustedes se habrán encontrado con gente que quiso
explotarlos en vuestra pobreza, que quiso usufructurar de ella. Pero sé
también que este sentimiento de ver que la vida es bella, este
sentimiento, esta dignidad los ha salvado de ser esclavos. Pobres sí, esclavos no. La pobreza está en el corazón del Evangelio para ser vivida. La esclavitud no está para ser vivida en el Evangelio, sino para ser liberada".


 



 


"La vida muchas veces se hace muy difícil", reconoció. "Siempre vamos
a encontrar más pobres que nosotros, y eso también lo da la dignidad.
Saber ser solidario, saber ayudarse, saber dar la mano a quien está
sufriendo más que yo. La capacidad de ser solidario es uno de los frutos
que nos da la pobreza. Cuando hay mucha riqueza, uno se olvida de ser solidario, porque está acostumbrado a que no le falte nada.
Cuando la pobreza te lleva a sufrir, te hace solidario y tender la mano
al que está pasando una situación más difícil Gracias por ese ejemplo
que ustedes dan. Enséñennos".


"Enseñen solidaridad al mundo", pidió al Papa, volviendo al
testimonio de Cristian y a su petición por la paz. "Él me hizo un
llamado, a mí, me dijo: 'Tú que conoces los problemas de la paz en el
mundo, continúa tu trabajo en favor de la paz'. La pobreza más grande es
la guerra. La pobreza que destruye. Y escuchar esto de los labios de un
hombre que ha sufrido pobreza material, pobreza de salud... Es un
llamado a trabajar por la paz. La paz que para nosotros los cristianos
empezó en un establo de una familia marginada. La paz que Dios quiere
para cada uno de sus hijos. Y ustedes, desde vuestra pobreza, desde vuestra situación, pueden ser artífices de paz".


Porque, continuó Francisco, "las guerras se hacen entre ricos, para
tener más, para poseer más territorio, más poder, más dinero. Es muy
triste cuando la guerra llega a hacerse entre los pobres, porque es una
cosa rara. Los pobres son, desde su misma pobreza, más proclives a ser
artesanos de la paz. Hagan paz, creen paz, den ejemplo de paz".


"Necesitamos paz en el mundo. Necesitamos paz en la Iglesia.
Todas las iglesias necesitan paz, todas las religiones necesitan crecer
en la paz, porque todas las religiones son mensajeras de paz. Ayuden,
cada uno de ustedes en us propia religión. Esa paz que viene desde el
sufrimiento del corazón, buscando esa armonía que te da la dignidad".


"Yo les agradezco que hayan venido a visitarme", parecía culminar el
Papa. "Agradezco los testimonios y les pido perdón si alguna vez los
ofendí con mi palabra, o por no haber dicho las palabras que debía
decir. Les pido perdón en nombre de los cristianos que no leen el Evangelio encontrando la pobreza en el centro.
Les pido perdón todas las veces que los cristianos, delante de una
persona pobre o de una situación pobre, miramos para otro lado. Perdón".


"El perdón de ustedes hacia hombres y mujeres de Iglesia que no los
quisieron mirar es agua bendita para nosotros. Es limpieza para
nosotros. Es ayudarnos a volver a creer que en el corazón del Evangelio
está la pobreza como gran mensaje, y que nosotros, los católicos, los
cristianos, todos, tenemos que formar una Iglesia pobre para los pobres.
Y que todo hombre o mujer, de cualquier religión, tiene que ver en cada
pobre el mensaje de Dios que se acerca y se hace pobre para
acompañarnos en la vida", finalizó. "Que dios los bendiga a cada uno de
ustedes".


 



 


Y, al término de sus palabras, se levantó para pronunciar la siguiente oración:




"Dios padre de todos nosotros, de cada uno de tus hijos, Te pido
que nos des fortaleza, que nos des alegría, que nos enseñes a soñar,
para mirar adelante, que nos enseñes a ser solidarios porque somos
hermanos. Y que nos ayudes a defender nuestra dignidad. Tú eres el Padre
de cada uno de nosotros. Bendícenos, Padre"



Antes de quedarse en silencio y ver cómo los hijos de Dios, los reyes de la Iglesia,
los preferidos del Evangelio, le tocaban la ropa blanca, le imponían
las manos y bendecían su misión. La de un hombre (sólo un hombre, ni más
ni menos que un hombre) que, como el santo de Asís, como el propio
Jesucristo, quiere hacer de esta Iglesia una Iglesia pobre y para los
pobres.


Firmas en apoyo al Papa

  • Nombre:*
  • Apellidos:*
  • Pais:*
  • Ciudad:*
  • Email:*
  • Introduzca este código:
    Fox Captcha!   Recargar Imagen

Apoyos de asociaciones y medios

Apoyos Destacados